La descripción de estas criaturas varía de autor en autor, de mitología en mitología. Las siguientes son el conjunto de características que les han sido atribuidas, pero es importante recalcar, por lo tanto, que hay quienes rescatarán tan solo un par de características esenciales, mientras que otros, se preocuparán de adornar el personaje con un sin fin de supersticiones.

  • Fueron humanos mortales, pero ahora están en un estado no exactamente vivo pero tampoco muerto, de ahí que se les llame no-muertos.
  • Necesitan sangre fresca para vivir. (antiguamente no se centraba concretamente en la sangre como base de su alimento, sino en el "fluido vital" de los humanos, algo tan etéreo como el alma, pero que nuestra sociedad identifica con la sangre.)
  • Poseen grandes caninos (colmillos).
  • Pueden infectar a otros al morderlos y convertirlos a su vez en vampiros; los detalles varían.
  • Permanecen eternamente jóvenes, eternamente del aspecto en que fueron creados
  • Son capaz de transformarse en murciélago, o en una nube de polvo o vapor.
  • Poseen una fuerza sobrenatural, percepción, talento, seducción, capacidad de imitación, agilidad, velocidad sobrenaturales.
  • No se reflejan en los espejos, ya que no poseen alma.
  • Suelen tener fobia a los crucifijos y al agua bendita, si son -o eran- creyentes.
  • Se pueden alejar con ajo, pues lo odian por su fuerte olor. Tampoco tolerarían el olor a rosas.
  • Duermen en ataúdes, zócalos, mazmorras, cementerios o bajo tierra. Algunos, como Drácula de Stoker, necesitan dormir en tierra de suelo natal.

 

  • En cuanto al aspecto han sido:
  1. Iguales a su aspecto mortal excepto por sus dientes característicos
  2. De piel pálida, estilizados y más bien delgados
  3. Vestimenta preferentemente negra, desde la capa y lino del siglo XVIII hasta ropas modernas.
  4. Cadavéricos, famélicos, de dedos y uñas largas, ojos desorbitados por la extrema delgadez.
  5. Mitad humano, mitad monstruo; cuerpo de humano y cara de murciélago, cara de humano con nariz de murciélago y una subsecuente gama de combinaciones.
  6. Ojos que cambian de color dependiendo de su dieta
  • En cuanto a la luz del sol:
  1. Algunos vampiros el sol les afecta la vista, a otros, los mata.
  2. Unos preferirían la oscuridad, y algunos, la luz (de ahí proviene la leyenda de los guardianes de la noche y del día, en Rusia; los que prefieren la oscuridad, son iluminados; pero los que prefieren la luz, son oscuros).
  3. La luz del sol de medio día los debilita, y pueden sufrir ceguera temporal.
  4. Los verdaderos Nosferatus pueden soportar la luz del sol, aunque la odian. Los demás vampiros no la toleran, ya que puede destruirlos o herirlos gravemente. Si les da la luz del sol a los vampiros de baja categoría pueden morir, pero si llegan a tiempo a la sombra, pueden curar sus quemaduras, pues tienen gran capacidad de regeneración.
  5. A otros vampiros no les hace daño,solo brillan como si tuviera muchos diamantes incrustados y por eso no los puede ver ningún humano normal sin que se ponga en pánico
  • En cuanto a la muerte:
  1. La mayoría sólo puede ser destruido por la luz del sol o al ser decapitado. Los verdaderos Nosferatu sólo pueden morir si se introduce plata bendita en su cuerpo y no hay sangre cerca de ellos en ese momento; de lo contrario, simplemente su cuerpo se destruirá sólo para reconstruirse nuevamente.
  2. Si se le clava una estaca en el corazón, el vampiro no muere, sino que queda paralizado mientras tenga la estaca clavada. Según otras fuentes, sí muere, pero hay que dejar la estaca clavada. Y debe ser de madera de ciertos árboles, como el roble.
  3. Si se le decapita muere, en caso de que sea un vampiro de baja categoría.
  4. A través del fuego
  5. Se le corta en pedazos y después se queman
  • En cuanto a la sexualidad:
  1. virilidad extraordinaria y extremadamente sensual.
  2. Conquistadores irresistibles, tanto hombres como mujeres.
  3. Seres asexuados /bisexuales.
  • Proyecta sombra, aunque la mueven a placer y según la acción que realicen.
  • Es el señor de los murciélagos, las polillas, el lobo, la rata, el zorro y el búho.
  • Los vampiros actuales suelen llevar una vida normal.
  • Algunos, sin sangre, pueden sufrir de amnesia por un momento.
  • Tienen una afinidad natural con la magia, en especial con la magia negra y concretamente la necromancia, capaces de dominarla con mucha más facilidad que el hechicero humano más diestro.
  • En las mujeres, los perfumes pueden hacerlas sufrir quemaduras leves o invisibles.
  • Los nuevos vampiros suelen tener los dientes delanteros no muy desarrollados como los antiguos.
  • En las madrugadas,los autovampiristas pueden cambiar el color de sus ojos, o también cuando los atacan.
  • No toleran el oro, en las mujeres; lo pueden utilizar con una base de plata
  • El transformarse en vampiro habiendo nacido mortal conlleva un castigo inimaginablemente pesado: perder el derecho a morir. Aún si su cuerpo es compleramente destruido seguirá teniendo consciencia de su existencia para siempre, a pesar de no poder regenerar su cuerpo nunca más,seguirá existiendo sin poder encontrar descanso jamás. A pesar de que será más poderoso que las criaturas vivientes que puedan llegar a existir, este es solo un gozo pasajero, pues su naturaleza humana les hará aburrirse de existir, tal vez en cien años, tal vez en mil o en un millón de años; y es ahí donde empieza su castigo, aún si intenta autodestruirse, seguirá existiendo por toda la eternidad, incapaz de morir, pues en su ignorancia cambió su valiosa mortalidad por el efímero sueño de llegar a ser algo más, condenado a existir para siempre, aún sin un cuerpo su conciencia sobrevivirá. No se puede matar a un vampiro, es imposible, solo se puede destruir su cuerpo permanentemente.
  • Los vampiros tienen poderes y fuerza sobrenatural, pero un vampiro jamás llega a su máximo desarrollo. Los vampiros se vuelven más poderosos con el tiempo, así que en una batalla entre vampiros termina ganando el más viejo. De cualquier manera hay mortales con mucha y poca afinidad a los poderes de los vampiros, de manera que es impredecible al transformar un mortal si este será un vampiro inutil o uno particularmente poderoso.
  • La mayoria de los autores considera que los vampiros no se pueden reproducir por métodos sexuales, solo convirtiendo a un mortal. Casi ningún autor cree que para los vampiros sea placentero el sexo, para ellos el beber sangre de una victima viva hasta dejarle sin una gota de sangre es un acto muchisimo más placentero.
  • En Drácula se afirma también que sólo puede entrar en un edificio si se le invita previamente -un innegable simbolismo sexual- y que tiene que dormir en un ataúd que contenga algo de su tierra natal. Le repugna la flor del ajo (una minúscula flor violeta que despide ese característico olor, no su bulbo, que no despide ningún olor hasta que se corta) y la luz del día le molesta, pero no le daña significativamente. La suposición de que la luz del sol hiere o mata a los vampiros es un mito aparecido en los últimos sesenta años.

Suele considerarse que las armas (balas, dagas, espadas, proyectiles) fabricadas en plata pura le pueden herir, pero no las más comunes de plomo o acero. Existen, por el contrario, opiniones contradictorias sobre la utilidad del fuego para destruir a un vampiro, incluso cuando el fuego procede de armas modernas de alta energía. En cuanto al crucifijo y el agua bendita, es algo que Stoker se sintió obligado a incluir en su novela dado el carácter fanáticamente religioso de la sociedad de su tiempo, pero no parece que tengan más fuerza que la de su propio simbolismo. Esto significa que si el vampiro era cristiano cuando estaba vivo, puede sentirse espantado ante tales símbolos, pero si no lo era, no servirán de gran cosa. Con los vampiros más viejos, que nacieron muchos milenios antes de la aparición del cristianismo, la cruz y el agua bendita no serían más que curiosidades históricas carentes de todo poder.

  • Se considera al sol y el fuego como aquello que puede eliminar al vampiro, y es algo contra lo cual, tras miles de años, se puede ir creando resistencia. Así mismo el hábito de consumir sangre también puede ir disminuyendo (muy lentamente), pasando así el Vampiro Antiguo desde la más absoluta dependencia física y psicológica hasta una eterna ayuna. Por otro lado, es más común que ocurra la muerte antes que este tipo de evoluciones: si no es eliminado por un par, la desesperación existencialista, la Soledad y la locura pueden ser el verdadero asesino de un vampiro.
  • También se acepta como muerte segura de un vampiro, al acto de cortarlo en partes y quemarlas. Los vampiros tienen como principales características la belleza, velocidad, fuerza, sentidos inigualables y un agregado, que alega que pueden traer de sus vidas humanas sus características más fuertes. Así como también son físicamente atractivos para sus víctimas, y son ponzoñosos: —. Esa ponzoña no mata, solo incapacita. Actúa despacio y se extiende por todo el organismo, de forma que ninguna presa se encuentra en condiciones físicas de resistirse y huir de los vampiros una vez que fueron mordidos; pero si se deja que la ponzoña se extienda, al cabo de varios días -la cantidad depende del lugar en el que se ha mordido y cuanta ponzoña hay en la sangre -, el ser cambia: mientras el corazón siga bombeando, la ponzoña va a seguir extendiéndose por el cuerpo, curando y transformándolo. La conversión termina cuando el corazón deja de latir, pero mientras dura ese período, la víctima desea la muerte a cada instante. Es un proceso complicado para ambas partes: : el deseo de sangre por un lado para los vampiros, y por otro, el dolor de la víctima.